viernes, 29 de noviembre de 2013

DE TODO EL MUNDO

 
A veces ocurre. De repente, ese pequeño detalle llega a tus manos y se convierte en fuente de inspiración. Más que un detalle es una preciosidad de la cual me he enamorado a primera vista. Os hablo del bonito bolso de BOHO CHIC BAGS que os muestro hoy. De esencia marcadamente étnica y tribal, sus bonitos colores y artesanal factura confieren a nuestros looks un aire delicadamente bohemio y gipsy.
Cada pieza es única, fabricados en telas de múltiples colores, patchword, bordados, trenzas y todo tipo de elementos decorativos, también en cuero. A mí particularmente para el día a día me gustan los de gran tamaño, prácticos, cómodos, únicos y llamativos.
En un entorno natural y mágico, las tonalidades frías de mi propuesta se funden con el cielo plata de una mañana post-lluvia. Filtro de invierno para unas fotografías con sabor a mundo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LOS TENÉIS EN:
 


 Y, como sugerencia, perfectas quedarían también con este outfit unas botas tipo:

 
 

miércoles, 27 de noviembre de 2013

EL MISTICISMO DE LOS COLORES OSCUROS


Esta vez la excusa ha sido el viejo sofá de falso cuero color caramelo. Sin más pretensiones que buscar una bonita composición cromática he elegido este vestido. Porque el tan recurrente color negro convive a la perfección con los marrones, los marrones oscuros y los oro. Me encanta el binomio chocolate+negro, tanto como el azul oscuro+negro, porque su encanto reside en la sutil transición entre ambos. De difícil clasificación, este vestido con aire bolenesco encaja a la perfección con la sobriedad del ambiente. En lana gruesa y con bordados en tonos dorados y marrones, define la silueta de forma austera y elegante en clave de Brown.





LA INSPIRACIÓN:
















Johanna Martens, Paulus Moreelse. Pintura flamenca.
Fuente: museodelprado.es


                                          

                          Valentino, invierno 2014.
                Fuente: VOGUE.
 
 

martes, 26 de noviembre de 2013

LA CAPA


La capa, esa prenda de abrigo tan genuinamente española, está de moda. La que os muestro aquí dista bastante de la española, que por otra parte me encanta, por el toque de elegancia y distinción único que confiere al look sobretodo masculino. Se trata de una pieza vintage que guardo en mi armario de invierno. Una capa de paño verde a cuadros, de geometría marcadamente triangular y con un cuellecito peludo. En esta ocasión la he combinado con unos jeans y camisa en denim oscuro y botas planas, para darle un aire más informal y sport, pero me encanta también combinada con pantalones de pañete a cuadros en una línea más british, ó alguna falda ó vestido con un toque lady. Quizá no sea la prenda de abrigo más cómoda, ya que la propia configuración de la misma con su ausencia de mangas hace que, a la hora de salir a la calle y lanzarnos a la aventura cotidiana nos inclinemos por otras más llevaderas. Sin embargo, una capa, si es bonita, hace que nuestro outfit sea único, distinto, personal, con ese glamour de las grandes stars de los años 50 , que actualmente es muy difícil encontrar.

 




domingo, 24 de noviembre de 2013

SUAVEMENTE

 
Hace unos años que se instauraron y no dejan de acompañarnos temporada tras temporada. Los tonos empolvados siempre resultan elegantes y serenos. Si bien este otoño-invierno estamos asistiendo al retorno del pink en todas sus modalidades, a mí me sigue gustando más su versión más apagada y pastel.
En esta ocasión os muestro un sweater en color rosa palo donde sin duda el centro de atención son las bolas tejidas a modo de grandes buñuelos. A pesar de su voluptuosidad es muy cómodo y ligero. Hoy lo vemos sobre un vestido en el mismo tono de gasa y unas gruesas medias-calcetines extralarge en gris que le confieren un aire más informal al conjunto. La combinación de texturas aparentemente contrapuesta siempre me ha gustado y el aire evanescente de bailarina es encantador.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LA INSPIRACIÓN: 
 
 
Delpozo, invierno 2014.
Fuente: VOGUE

jueves, 21 de noviembre de 2013

EN EL NOMBRE DE COCO


No recuerdo cuál fue el instante en el que despertó en mí el interés por la moda. Creo que ha sido  siempre algo inherente a mi ser. Ya desde muy pequeñita devoraba las escasas revistas de moda que llegaban a mis manos y elaboraba mis propias muñequitas recortables con sus propios vestidos inspirados en grandes diseñadores. Aún no existía internet, por supuesto, y la imaginación volaba más libre. Pero mi primer referente ha sido, y lo sigue siendo sin duda, CHANEL. Siento auténtica pasión y devoción por la firma creada por tan singular mujer.

Aprovechando que está tan de actualidad, gracias al cortometraje The Return, escrito y dirigido por Karl Lagerfeld y protagonizado por Geraldine Chaplin, me he inspirado en la tan genial mademoiselle y tratando de emular los atemporales diseños de la saga continuada por el gran kaiser, os muestro un vestido en tweed azul tinta rematado con los clásicos tapajuntas en pasamanería color crudo. Para darle un aire más transgresor y actual lo he combinado al final con una cazadora perfecto, en cuero negro y unas botas XL por encima de la rodilla en ante negro y apliques de cadenas , muy en la línea de la maison.

El vestido tiene ya bastantes años, por supuesto no es auténtico (ya me gustaría), es una réplica confeccionada por mi propia madre. No soy muy partidaria de copiar, pero pienso que si se hace, al menos que sea a los grandes, y eso es CHANEL : GRANDE.
 
 
 
 
 
 



LA INSPIRACIÓN:
 
 Cortometraje "The Return".
 
                  
 
                                                               Chanel. Colección otoño-invierno 2013-2014.
                                                               Fuente: VOGUE.