martes, 29 de abril de 2014

ENERGÍA RENOVABLE

Exprimiendo el fondo de nuestro armario nos encontramos a veces sorpresas que nos hacen agradecer el impulso de habernos echado atrás a tiempo a la hora de tirar ó regalar una determinada prenda. 
En los tan mitificados años 80 vestíamos una moda sin complejos, excesiva en sus dimensiones, rotunda en sus colores. Comenzaba a extenderse la práctica del deporte , importada  como casi siempre de las costumbres americanas:  el jogging nos ponía a trotar enfundados en atuendos de algodón, lycra y felpa que hoy nos resultan casi ridículos frente a la avalancha de tejidos high tech mucho más ligeros, transpirables y adaptables a la silueta.

Afortunadamente, lo que se ha perdido en utilidad lo hemos ganado en romanticismo, recuperando para las próximas temporadas el concepto simple y versátil de la SUDADERA.


Atractivas en todas sus versiones: con ó sin capucha, cerrada ó abierta con cremallera y botones, maxi ó mini size, admiten todo tipo de estampados, inscripciones y colores. Aunque las que más me atraen son las que proceden del mundo del surf y el skate board, hoy he querido mostrar cómo también pueden ser más austeras y centrar su protagonismo en el color, acompañando a otro tipo de prendas y accesorios. En una primavera plagada de tonalidades flúor, absorbemos el sol del atardecer con este naranja butano fuente de energía positiva.






4 comentarios:

  1. Me he acordado de Flash Dance. Esa sudadera caída de un hombro… por Dios, cuanto juego ha dado…
    La cuarta foto de escándalo.
    Vir

    ResponderEliminar
  2. Aquellos looks sí que eran atrevidos........mallas de colores, calentadores, cinta de rizo elástico en el pelo..........me encantan !!. Gracias, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Diane, muchísimas gracias. He visto tu blog, y aplico ambos adjetivos a tu persona, rotundamente maravillosa !!

      Eliminar