jueves, 8 de mayo de 2014

CARACOLES

Imagina un día ideal, sol radiante, cielo azul y la tapia perfecta pintada casi al modo pseudo-mondrianesco con rectángulos en colores marrones, caramelo y beige. Y la reja de fundición oxidada, con la textura rugosa y la pátina rojiza del acero corten. Perfecto como fondo para el vestido retro en los mismos tonos y print geométrico de círculos concéntricos. Geometrías opuestas unidas por un cromatismo común.
Pero en el momento de su edición, ¡sorpresa!. Las instantáneas se han tomado en escala de grises, como un capricho del mundo digital. Quise desecharlo, pero mejor no, porque la vida es así, las cosas no siempre salen como hemos planeado y derivan hacia otros resultados
Quizá mejores, nunca lo sabremos.

Mientras tanto, ¿dónde está el caracol?








No hay comentarios:

Publicar un comentario